viernes, 23 de abril de 2010

UN COMENTARIO DE "ÚLTIMA HORA". Sus 60 Años.

Los periodistas de la replana criolla. De anteojos, Guido.
El artista peruano, llámese músico, cantor, pintor, actor, etc., tuvo un crítico de estilo diferente y, allá por 1950, se convirtió en el más acreditado personaje que premiaba su labor. Apareció con su columna "¿Qué pasa en Radio?". Fue el genial Guido Monteverde. Hoy, 16 de Enero de 2010, reeditando momentos gloriosos, fuí testigo de la enorme pasión que provocó este diario, en los que fueron sus periodistas, los que quedan del popular tabloide "Última Hora".


La cita fue en el famoso Hotel Bolivar, en aquel salón, donde antaño, se reunía el Presidente de la República, el cuerpo diplomático en el Perú y lo más selecto de la aristocracia limeña. Los tiempos han cambiado y esta tarde se dieron cita, para celebrar sus 60 años, notables de"Última Hora" como Don Alfonso Grados Bertorini, el gran "Toribio Gol", al que los años no le han impedido reunirse con los que siempre han sido sus colegas. Todo un lujo.

Tengo como recuerdo de este singular festejo, un número especial de "Última Hora". Aquel periódico que en el kiosco de la esquina, congregaba a multitud de lectores que festejaban sus titulares, siempre recurriendo a la "replana", aquella que supo imponer. Volver a apreciar a "Sampietri", "Serrucho" y "Chabuca", personajes de las tiras cómicas que matizaron de humor nuestra juventud. Y almorzar, con el mejor plato del menú: "la evocación".

No voy a nombrar a quienes participaron de esta grata reunión. No tengo autoridad para hacerlo. Si debo agradecer una compañía, la de mi amigo Alfredo Kato, el gran "Mirador" del Comercio, con el que pude brindar, dialogar y aquilatar el gran significado del periodismo profesional. Por supuesto, todas las gentileza que tuvo para con nosotros, el querido Carlos Hernando, amigo personal y siempre bien atendido por los locutores. Gracias.

Escuché los discursos y lamento, tal como sucede en nuestra organización locutoril, la falta de atención a los mismos. Es que nuestros sentidos se cruzan. El oído, la vista y el tacto, sucumben ante el olfato y el gusto. Esa carta del "cheff" estuvo muy buena. El tuvo la culpa. Además, la alegría y el festejo, nos invitan a comunicarnos en voz alta y, más aún, cuando nuestras orejas, ya no perciben los decibeles como antes.

Al finalizar, felicitar a los organizadores, mis amigos Justo Linares Chumpitaz y Roberto Salinas Benavides y agradecerle sus inmensas atenciones. A José Heredia, peón de lujo en el evento, mi reiterado aprecio. Una vez más, mi identificación con la noble causa de reunir a los colegas de siempre, para rendir el homenaje a los que se fueron y que hicieron grande, convirtiendo en historia peruana, al inolvidable diario "ÚLTIMA HORA".

No hay comentarios:

Publicar un comentario