martes, 27 de abril de 2010

MANUEL "TOTO" MOLFINO TABOADA. "EL GITANO SOLTERÓN" DE SURQUILLO. COMPOSITOR DEL VALS "MI PERDICION" POR EL "CHOLO BERROCAL".

Manuel Molfino
"Toto".
Lo repetiré siempre. Nos estamos dedicando a recordar a los amigos del pasado. Ese es nuestro homenaje a su trayectoria y que no queden en el triste olvido. Por otro lado, es grato referirnos a nuevos personajes que no tuvieron la vitrina deseada y sin embargo nos contagiaron de su arte y su entusiasmo. Este es el caso de Manuel Molfino Taboada, conocido popularmente como "Toto". Ya nos defendíamos con el acordeón y a modo de seguir practicándolo, lo hacíamos ensayando las canciones del compositor Salomón Díaz Hernández y este gran amigo.

Precísamente, Salomón nos conectó a integrar la agrupación del famoso y querido "Cholo Berrocal". No faltaban las fiestas y parte de nuestra actuación correspondía a la música popular y a hacer bailar a la gente  allá por 1958. Mi primer "crooner" fue Manuel "Toto" Molfino. Su repertorio, la música española, las castañuelas, el cante y el baile flamenco. Por supuesto la rumba, con toda su alegría, era su fuerte. Nos contagiaba su alegría y era parte integrante de las primeras presentaciones del "Cholo Berrocal" en lares surquillanos y de Barranco.

Su silueta espigada, cara de torero y pantalones apretados, convertían al juvenil Manuel Molfino en "El Gitano Solterón", en alusión a Juán Legido "El Gitano Señorón". Por aquellos tiempos, eran muy famosos Lola Flores, Los Xeis y el Niño de Utrera. Ese repertorio musical lo dominaba "Toto", seudónimo de este amigo que evocamos con gratitud. Caíamos en la divertida sociedad como anillo al dedo. El mano a mano de lo criollo y lo internacional, nos dio oportunidad de aprender sus secretos.

El cholo Berrocal, triunfaría más tarde con Salomón Díaz y allí están sus discos. Será motivo para otra estampa nuestra. Hace poco visité mi querido Surquillo y en una esquina, como impidiendo que un fuerte viento lo hiciera flamear, estaba Manuel. Portaba una canastilla cubierta de blanco mantel. Medio siglo sin vernos. Abrió sus gitanos ojos, extrajo de su pecho el relicario de sus rezos y percibí su emoción ante el vertiginoso recuerdo del ayer. No en vano ha pasado el tiempo y dejado sus huellas. En la foto de esta reseña se le aprecia muy bien conservado.

Otra de sus ocupaciones es el negocio de ropa. Es casi imposible conversar con él cuando, rodeado de sus caseritas y compradores, lista en manos, anota cada cuenta. Sabe lo que significa subsistir y es un personaje pintoresco de nuestro querido distrito. Dándose un tiempo para atendernos, añora aquellas presentaciones de ayer y nos pide una oportunidad de rememorarlas en alguna actividad. Ya no están Berrocal ni Salomón, pero queda la promesa empeñada. Es cuestión de ubicar el sitio y tiempo adecuados. Hay valses que le pertenecen y fueron grabados por "El Cholo Berrocal". Uno de ellos "Mi perdición".

Sigue como cantor. Es muy querido entre San Diego, Colina y San Miguel, frente al Municipio surquillano y está dedicado también a la "pasta, es decir, a la producción de pasteles. Los años le han adornado el cabello con el blanco de la harina que usa para sus bizcochos y continúa tan lúcido como siempre. Será motivo para que, acordeón en manos, toquemos la introducción de "La Bien Pagá" y con su arte y temple gitanos, vuelva a cantar: MANUEL "TOTO" MOLFINO TABOADA, "El Gitano Solterón" de Surquillo. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario