miércoles, 6 de julio de 2011

¡FELIZ DÍA DEL MAESTRO AL DE AYER Y DE HOY!

Existía años atrás, un Calendario Cívico Escolar que nos llegaba a todos los Centros Educativos y del que extraigo la letra de "El Himno al Maestro", compuesta por Pedro Barrantes Castro y cuya música perteneció a Romualdo E. Alva, publicada por Melitón Carrasco, pianista autor de la polca "Rocío Matinal" y Jefe de Actividades Educativas del Colegio Nacional Nuestra Señora de Guadalupe. Una herencia de mis hermanos mayores, que conservo como testimonio de un pasado mejor. Dedico esta nota a quienes fueran mis Maestros de Primaria en las escuelas fiscales 404 y 401 y de Secundaria en el emblemático Colegio Nacional "Ricardo Palma" de Surquillo.

"Maestro el que al romo enseña ciencia, oficio, arte o virtud,
tantos son así llamados ¿has querido serlo tú?
Los padres que al hijo crían, el experto en el taller,
y el cura de almas piadoso, cada cual maestro es.
Pero por antonomasia lo es el sobrio profesor,
que abre los ojos del niño y le nutre el corazón.
Dios y la Naturaleza, Maestros Universales,
son el ejemplo y la cúspide, que debemos alcanzar.
Moisés, Budha, Zoroastro, Sócrates y el Buen Rabí
¡grandes fueron! Hoy el mundo quiere maestros así."

En fecha tan especial como lo es la de hoy, 6 de Junio de 2011, DÍA DEL MAESTRO, cuya Resolución de Ley fue firmada por Manuel Arturo Odria durante su gobierno iniciado en 1950, esta letra del Himno cobra una trascendencia especial. Ya en esos tiempos el mundo reclamaba "Maestro": A la persona que enseña con amor y vocación una ciencia, arte u oficio. Un "educador". A quienes sienten este mensaje y lo ponen al servicio, en especial de los escolares, se les dedicó la fecha como homenaje a su labor y entrega.

Mis primeros maestros fueron mis padres y mis hermanos mayores. No existían los "nidos" y la "preparatoria" recibía chicos a la edad de 6 años. María, la mayor de los Serván Meza, nos enseñó el ABC. Ya en aquella Escuela Fiscal del profesor Zegarra, "el chato" o en la de Angel Fernández Dávila "el carioco", en Surquillo, encontramos al Maestro. Hice un medio primero en el 401 y recuerdo a la profesora Velarde. No concluí. Me sirvió de preparatoria y así estuve expedito para recibir a mi primera profesora.

¡Cómo voy a olvidarla! Fue Mercedes Filomeno Chávez, educadora por vocación y familia. Carmela, su hermana, tenía a su cargo el otro "primero". Consulto a los que estudiaron conmigo, quedamos muy pocos, y recuerdan con el mismo cariño a estas damas. Después continuarían la profesora Ibáñez, Boiset, Gamio y en el "401", la inolvidable Rosa Pareja, "el chino" Jiménez" y "el peta" Moisés Neyra. Los recuerdo a todos, como también al "chupito" Villafana, muy querido por mis hermanos grandes. 

Del "Ricardo Palma" nombraré a Salustio Maldonado Robles, Del Rosario, Coronado, Tuesta, Malpartida, Galdo, José Velásquez, Arangüena, Herrera, Heraud, Arboleda, Escudero, Porras, Cabrera, Urrunaga, Noriega, Cabieses, Sebastiani, Elejalde, Astete, Gaona, Tauro, Ráez, Barrientos y otros. Al Director Víctor Rabanal, a Víctor Vera Cubas y a Alfredo Filomeno, hermano de Mercedes y Carmela. Pregunte a las promociones últimas si recuerdan a sus profesores y, lamentable es decirlo, ¡No! Cumplo en saludar al Maestro en su Día. A mi hermano Hernando, que tuvo el privilegio de enseñar en el Guadalupe y a mi hija Zoila Gabriela, "Teacher" del ICPNA. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario