lunes, 30 de agosto de 2010

¡GRACIAS SANTA ROSA DE LIMA!. ¡GRACIAS JUANITA LÉNGUA HUAMANÍ!.

Teniente G.C. Angel Serván Ch.
Al despertar de esta mañana y agradecer a nuestro Dios por permitirnos seguir en la brega, nos iluminó la idea de dedicar una reseña a Santa Rosa de Lima. Existen varios motivos. Un primero para saludar a los policías de mi querido Perú en su día. Mi homenaje a su sacrificio en aras de cuidar el órden público, misión tan difícil en cuanto las manifestaciones políticas se hacen presente. Cuando las "barras bravas", equivocadas en su deportiva conducta, nos hacen comentar hechos bochornosos y, la delincuencia, ese flagelo que crece inflado por el irresponsable periodismo que lo magnifica y lo convierte en centro de la atención ciudadana.

La Benemérita Guardia Civil del Perú, llegó allá por los años 20 del anterior siglo. Se fundó respaldada por el prestigio y experiencia de una institución que creció en muchas ciudades del mundo: la Guardia Civil de España y que enviara una misión con el lema "El Honor es su Divisa" y cuya primera promoción fundadora supo encarnar con convicción y respeto. Tengo el orgullo de que mi padre, el Teniente Don Angel Idelfonso Serván Chuquivala, perteneciera a tan brillante y honesto contingente. Evoco esos Altos Honores que se le rindió, cuando, al llamado de Dios, partió al lugar de los Justos y desde donde nos ilumina para imitarlo.

Juán Carlos y Zoilita
Un segundo motivo de agradecimiento a nuestra Santa Limeña, es siempre en agradecimiento por velar y ser guía permanente de nuestras queridas Enfermeras de la Salud, aquellas que tienen la religiosa misión de suplir a la familia en la atención a los enfermos. Rosa de Lima les dio el ejemplo y de allí que esta fecha dignifica su entrega y bondad. En dos oportunidades que nuestra salud provocó fuéramos internados, una en el llamado Hospital del Empleado por los años 60 y la de hace dos años, en el Hospital Sabogal del Callao donde, con fe en Dios, me rehabilité gracias a sus cuidados y a mi oncóloga la Dra. Patricia Pimentel Álvarez.

Mamá. papá, Juanita y Zoila Gabriela.
El 30 de Agosto es fecha para agradecer y orar por las enfermeras y policías. Pedir para que ellas y ellos cumplan sus deberes, a la altura de sus sagradas misiones. Pedirle al Todopoderoso los alumbre con su luz de bondad, para que, llegado el momento de acción, dejen muy en alto sus instituciones. Respetemos al señor Policía y comprendamos su labor. No los afectemos, generalizando críticas, por culpa de uno o dos equivocados. Hay que alentarlos porque luchan contra la delincuencia y sus modestos ingresos económicos. De igual manera, a nuestras queridas damas de blanco, hoy, con uniformes de otro color, pero firmes en el sagrado deber.

Juanita Léngua Huamaní
Ya he manifestado que creo en la existencia del Angel de la Guarda. Está siempre en nuestras oraciones de bienvenida y despedida al día. Cuando niño, tomó la forma de un soldado de nuestro ejército y evitó que pereciéramos arrollados por el tranvía. En estos largos años de mi vida, de cuantas y mil maneras se habrá encubierto para darnos su protección. Un 30 de Agosto de 1959, ya casados en cristiano matrimonio del catolicismo que practicamos, llegó del cielo un angelito que llenó nuestra soledad y se convirtió en nuestra hija mayor. Tenía más de un añito y era nieta de mi suegro. Se quedó para siempre y hoy evoco la fecha.

Juanita, mi querida hija de la que les hablo, es nuestro Angel de la Guarda. Es el premio mayor de nuestras vidas y hablo en nombre de mi esposa Antonieta y sus hermanos Zoila Gabriela y Juán Carlos. Tengo tres hijos maravillosos, todos guardianes de esta salud deteriorada y que, gracias a su amor filial, me permiten haber ingresado a este mundo de las comunicaciones modernas. El 30 de Agosto, Día de Santa Rosa de Lima, es fiesta en mi corazón. Porque existe el Angel de la Guarda y no hay regalo que pueda compensar tanta bondad y esfuerzo. Gracias Juanita por obsequiarnos tu vida y gran amor. ¡Muchas Gracias!.

jueves, 19 de agosto de 2010

"19 DE AGOSTO". ¡EL CUMPLEAÑOS DE ZOILA ESPERANZA QUIROZ PERASSO!.

Naciò en 1908 y está cumpliendo 102 años. En aquel cielo de Dios, los ángeles vestidos de "charros" le habrán cantado "La Mañanitas". Aquí, de igual manera, celebramos su natalicio y la evocamos tal como la ven. Siempre alegre y levantándonos la moral. Fue nuestra segunda madre. Con Moisés, su viejo amado y María Adelaida, la abuelita cantora, celebran los 102 años e invitados de lujo son Barbarita Meza y Angel Servàn, mis padres. Esa mesa està engalanada por mi hermano Angel, de "Pregòn Deportivo" y mi querido cuñado Juán David Bernales Quiroz. ¡Viva el 19 de Agosto!.

En efecto, la fecha en mención recuerda un aniversario más del natalicio de quien fuera Zoila Esperanza, mi siempre recordada suegra y que de seguro tuvo sus mañanitas cantadas por algún coro celestial. Esta fecha, sin exageraciones extremas, servìa para unir más a nuestras familias. Me remontaré a los primeros años, a los que tuve de novio de mi querida esposa Gaby Rossi, cuando visitábamos la Unidad Vecinal Nro. 3 y tenìamos la suerte de ser recibidos por una familia que pronto, a decir verdad, se convirtió en la nuestra. El viejo Moisès, jefe màximo de esta propiedad, conservando por los años 50 toda su estima y metido en los negocios de su lavanderìa, retornaba siempre cargado de frutas y su infaltable bolsa de panes franceses crocantes y calientitos.

Debo decirles que el festejo de aquel cumpleaños de Zoila Esperanza, empezaba a golpe de desayuno y no faltaban en esa mesa los choclos, el queso y un buen churrasco encebollado. Todo en familia y contando todavía con la presencia de la abuelita Marìa Adelaida, un encanto de mujer. Si he tenido suerte con las mujeres, en el aspecto familiar, como nadie. Llegué a la Unidad Vecinal 3 y mi conquista del amor de "Gaby Rossi", ahora la abuela de mis nietos, se extendió al cariño de Zoila Esperanza y esa pìcara limeña que se llamó María Adelaida Perasso, descendiente de genoveses con su cuota de buen queso y el canto, virtudes heredadas por mi dueña. Por todo esto, recuerdo con mucha nostalgia los 19 de Agosto de cada año. Muy tempranito oré por su salud espiritual y siento que ella me escucha.

Volvamos a aquellos primeros festejos y ubiquémonos a la hora del almuerzo. A mi me bautizó Moisés como "siete buches", apodo que finalmente recayò en él, porque me superaba en mover la cuchara. Si el día amanecía frío, obligado era el "sancochado". Parte de esta delicia la constituían las yucas y ese queso iqueño que anteládamente proveía Moisés. Plato obligado y de reyes, los tallarines en salsa roja y con el tuco, aquel que extraía de sus raíces genovesas, màs el queso de Parma y, a la voz de listos: ¡a comer!. Vendrìan los brindis y la infaltable "cachina", una bebida familiar muy cercana al vino y que los iqueños de mi Perú, reverencian, se someten a ella y terminan crucificados. Muy deliciosa y envolvente en sus efectos que, quién no tiene costumbre de beberla, se olvida hasta de su domicilio.

Todo aquello experimenté en casa de Moisés Lengua Uchuya, mi querido y recordado suegro. Manuel, luego mi cuñado cuando el matrimonio, anotaba y guardaba el ejemplo. Es herencia de trascendencia y que ya no se practica por culpa de los años. Solamente les he narrado los inicios de esta historia con Zoila Esperanza Quiíroz Perasso. Ella está con nosotros y siempre nos acompaña. Los seres queridos jamás mueren. Se irán, cuando partamos al más allá. Por esto, en cada reseña escrita, siguen vivos mis personajes. Es difícil que haga alusión a su deceso, salvo especiales circunstancias. Hoy, en homenaje a mi querida suegra, tendremos ¡tallarines en salsa roja!. Y, como hasta lo manifestado, la seguiremos evocando con la alegrìa y amor de los mejores años vividos.

Déjame que te envíe los saludos de esta casa. En primer lugar los de Antonieta, tu hija. No sabes como teje y teje para tus bisnietos. Alejandra y Joaquìn, han heredado mucho de ti. Tus nietos Zoila Gabriela y Juàn Carlos "Pachìn", ya están preparados para el abordaje a esa buena mesa evocativa. Tu nieta mayor, Juanita, emulando tu arte culinario, entre tomates y buena cebolla, prepara el tuco aquel que tu sembraste. Desde Palomino, Manuel, tu engreído y Luzmila con tus otros nietos Manuelito, Juán Carlos y César, todos ya en pareja y con otros bisnietos, te deseamos lo mejor en este inolvidable 19 de Agosto. Ah!. Desde España, el "catetito" Juán Moisés, se auna al saludo y te zapatea una jota, una zeta y todas las demás letras del ABC. ¡Feliz Día! Gracias.

domingo, 15 de agosto de 2010

"DÍA DE LA MADRE EN EL PERÚ". REMEMBRANZA DE JOSÉ CARLOS.

Mi inolvidable mamá.
Siendo las 0 horas y empezando el Domingo 9 de Mayo, empiezo mi homenaje a mamá, a Barbarita Meza Lindo que en el cielo esté. Me remonto a lo más hermoso que he poseído: mi niñez. Evocar las caricias de esa mujer que lo daba todo por nosotros y en esta fecha tan importante, siempre evocaba a Manuela, la abuela y nos llevaba a visitarla al primer panteón que conocí, el Prebítero Maestro. Yo con mi flor roja en la solapa del saco y élla, con la blanca símbolo de orfandad. Aquel cementerio, entre mausoleos, pabellones y arreglos florales, lucía impresionante.

Quien diría que aquel santo lugar, sería morada eterna de mamá, al lado de la abuela que no conocí pero que, las veces que visité, tuve la sensación de palpar su ternura. El domingo de las floras rojas y blancas, algo así como sentir igualmente a la Patria, la que nunca muere y perdura a través de los siglos. Otros tiempos y otras costumbres. Se concurría al colegio a celebrar la fecha. Las calles de Surquillo, se alegraban con el pasar de los niños luciendo su roja flor y presentaban su respeto a los de las flores blancas.

Mamá de mis hijos
La radio nos alegraba desde el despertar y se escuchaba el vals de Monteodoro "Madrecita": "Felices los que tienen madre, tristes los que la perdieron, etc.". Hoy yace en el olvido. Renace "Madre" de Manuel Acosta Ojeda y vuelven Leo Dan, Palito Ortega y sus regalos musicales a mamá. Esta medianoche, al darle mi saludo a la madre de mis hijos, sentí nostalgia del pasado pero, el día se muestra prometedor porque vendrán todos a casa, incluyendo a Alejandra y Joaquín, mis adorados nietos mellizos.

Hace muchos años laboraba en Radio "Ritmo" y me tocó justo hacerlo "El Día de la Madre". Son sacrificios que nos toca en suerte cumplir a los locutores radiales. Buscamos los discos alusivos y nos dimos con los más tristes; ejemplo "Una Lágrima" por Libertad Lamarque. Nos hallábamos tan melancólicos y una llamada telefónica nos despertó. Manuel Obregón, colega en ese entonces, nos conminó a alegrarnos y transmitir ese sentir a las Madres del Perú. Dejamos la tristeza y pasamos a la plena algarabía. Gracias Manuel.

Mi adorada suegra
Otro gaje del oficio nos tocó experimentar pero en nuestra profesión de músicos. Ir a animar una celebración particular y dejar el hogar, es decir, aprovechar de esas ocasiones, que nos permitían llevarnos alguito. En medio de la fiesta, se apoderaba de nosotros la nostalgia de la casa, de la compañera y que nos obligaba a ser payasos y ocultar nuestras lágrimas. Casos repetidos nos sucedían en la Noche Buena y hasta en los propios duelos, por el deber y la responsabilidad de cumplir los contratos firmados.

Dejemos los recuerdos y desde muestro rinconcito de reseñas, un saludo a todas las Madres del Perú y el Mundo. A las nuevas y a las abuelas. A las casadas y a las solteras. A todas las estoicas mujeres que se dan íntegras en la crianza de sus hijos. A las valerosas que son padre y madre. En el recuerdo, a Barbarita, mi viejita linda, la que nos dió el ser y preparó para la vida y a Zoila Esperanza, mi querida suegra y mi segunda madre al lado de Dios. A la dueña de mi corazón, Antonieta Bernales Quiroz, toda la felicidad que merece por ser una ¡super mamá y abuela!. Gracias.

miércoles, 11 de agosto de 2010

LA LUCHA POR LA ALCALDÍA EN SURQUILLO. ACUÉRDENSE DEL "RICARDO PALMA".

Esta es la fachada del emblemático Colegio Nacional "Ricardo Palma" de Surquillo. Desde 1950, han sido muchas promociones salientes con su contigente de ciudadanos, que han dejado y continúan legando la cosecha de su buena educación. Al nuevo o reelecto Alcalde surquillano, corresponde velar para que se recupere y mantenga la fama adquirida por este centro de estudios. Pronto ingresará este edificio a una remodelación. Está en los planes de este Gobierno que se va y esperamos sea implementado como se merece. Modestamente lo solicita, a nombre de los miles de estudiantes actuales y egresados, este "Surquillano" promoción 54 que todavía vive y conserva la Fe.

Escuchando al que quiere reincidir y a todos los demás postulantes a la Alcaldía de Surquillo, observamos que el mal que está en sus objetivos eliminar, es el mismo: ¡la delincuencia!. El otro, como si fuera exclusivo de nuestro querido barrio: ¡la drogadicción!. Es cierto, existen. Los conozco desde mi juventud y, gracias a que Dios no me hizo adicto a nada, puedo referirme a estos temas con la serenidad con la que debemos afrontarlos. Ojalá concuerden conmigo quienes leen al "Surquillano". A propósito, circuló antes un mensuario del mismo nombre y que dirigía mi amigo Pedro Palacios Jaramillo. Un saludo para él.

Demos una miradita a la televisión mundial y comprobaremos que dichos males no son exclusividad nuestra. La prensa escrita o televisada, los noticieros de radio y cualquier medio de información, aluden siempre a la delincuencia y drogadicción, como caballitos de batalla en busca de acaparar atención o sintonía. Todo se magnifica, se agranda, se infla para lograr el cometido. Lo que le sucede a una persona, un asalto, por decir lo más común, es repetido por todos los canales, radios y periódicos. La multiplicación del mal se hace más evidente y los delincuentes se sienten la gran chupada del mango. ¡Qué más quieren!.

Un policía, juez o quien sea, es encontrado infraganti pidiendo su coimita, origina que todo el Poder Judicial es corrupto y la policía, femenina o masculina, no tiene remedio. Leamos esos "titulares" de los periódicos que tienen más preferencia en las mayorías. Los "chicha", los escandalosos, los que aprovechan ciertos políticos para sus campañas, todos, sin excepción, reproducen a escandaloso color el sensacionalismo del crimen, del robo y de los que se les antoje publicar. Mi tesis indica que así, por más esfuerzos gubernativos o ediles que se hagan, no lograremos combatir los grandes males que nos aquejan. Es darles importancia y nada más.

Por los años 50 del siglo pasado, nuestra época de estudiantes secundarios en el Colegio Nacional "Ricardo Palma" de Surquillo, existía la censura cinematográfica y, por propia cultura y necesidad, un comité que daba el visto bueno a lo que se publicaba o emitía en las emisoras radiales. Recuerdo, ya como locutor, que las noticias tenían siempre un porcentaje grande para lo cultural, político y educativo. Las noticias deportivas y policiales, quedaban para el final, si había tiempo. ¡Había qué leer! Nos cultivábamos de positivismo porque se daba interés a lo bueno, a lo que alimenta el espíritu y engrandece al ser humano.

Volviendo a las elecciones ediles. Siempre están las trilladas preguntas de los viejos y jóvenes periodistas de la radio y la televisión, los medios que más llegan al pueblo y con la constante de la delincuencia. Es que ¿no hay otro interés que el crimen y la farándula laberintosa que tanto agrada a la gente? Pero, ¿ a que gente?- Hay que resaltar la educación. Esa Asociación de Radio y Televisión, debería fomentar cambios y sistemas que favorezcan a la juventud peruana. Sólo aparece cuando "peligra" la libertad de prensa, es decir, sus negocios. No más "promoción a la delincuencia". Hagamos algo por recuperar las buenas costumbres.

Ya no tanto escándalo por negligencias médicas, paredes que se caen o balas perdidas que afectan a gente inocente. Que se acaben los casos extremos. Hagamos normales nuestras cotidianas actividades. Apoyemos y si Ud. sale electo Alcalde, considere mejorar la educación. Sea su primera opción el Colegio Nacional "Ricardo Palma". Es parte importante de sus tareas. La higiene y el deporte en Surquillo, más el arte, deben estar considerados en sus planes. Fomentemos la hermandad y confianza en este distrito y deje de lado sus intereses políticos y personales, para cumplir con el juramento de Buen Vecino. No más gastos en motos ni patrulleros. Olvídense de los delincuentes pero, sin bajar la guardia. Hay mejores opciones. ¡Suerte y Gracias!.

miércoles, 4 de agosto de 2010

¡EL CUMPLEAÑOS DE LUZMILA!. LA ESPOSA DE MI CUÑADO MANUEL.

Con César, somos "los rayados".
Me permito presentarles a Luzmila Huertas Díaz. Hija de quien fuera Don Alberto Huertas y Lida Díaz, una venerable viuda que soporta con calma y lucidez, el paso de los años. Los conocí en la Unidad Vecinal Nro. 3, a la que llegué enamorado de la abuela de mis nietos. El acercamiento se debió a que "cupido" picó a mi cuñado Manuel y a la vez a Luzmila. Se casaron y han tenido 3 hijos: Manuel, Juán Carlos y César. Los dos primeros, ya han convertido en abuela a su madre y esta goza de la felicidad que dan sus nietos.

El personaje de esta reseña es Luzmila. Nació un 5 de Agosto de año que no se dice. Podría costarme una tarjeta roja si fuera infidente y además, perderme el almuerzo cumpleañero. Lo bueno de Luzmila, es que desciende de raíces alegres y festejantes, tal el caso de Richard, su hermano que, si por él fuera, celebraría el cumpleaños de su loro. Para nosotros, esta familia Huertas-Díaz se nos afincó con cariño, desde que las raíces del amor, nos llevaron a formar fila en el sufrido escuadrón de los casados.

Mañana cumple años Luzmila. Y estará de seguro Adrianita, su amiga casi hermana. Ya no estarán los de antaño, los tíos queridos y los suegros Zoila y Moisés. Es Ley de la Vida, pero los quiero evocar. Su sóla presencia alegraba a los pequeños de casa y qué no hicieron para ganarse sus cariños. Como nosotros que, a pesar de los cambios cronológicos, mantenemos, con nostalgia, aquellos tiempos vividos que no volverán pero, gracias a Dios, se mantienen vivos en nuestros recuerdos como un hermoso sueño-

Aquí estamos todos. Gaby, mi esposa. Zoila, mi querida suegra. Mi cuñado Juán recién llegado de España y que lleva en sus brazos a Cesitar. La Sra. Lida, mamá de Luzmila. Ella, "la dueña del santo" con Manuelito y Carlos Serván, el reseñador. Faltan Manuel Lengua Quiroz, porque fue el que tomó la foto, el viejo Moiso, delicadito de salud , Juanca, que todavía no había nacido y Juanita, Zoila y "Pachín", mis hijos. que se quedaron en casa.. 
Mi cuñado. El que tomó la foto anterior.
El sábado próximo pasado y a modo de festejar las Fiestas Patrias, nos regalaron su visita Luzmila y mi cuñado Manuel Lengua Quiroz. Parecía un día dominguero porque hasta hubo Sol y, coincidieron en llegar a nuestro hogar, cuatro colegas del micrófono con bocaditos, vino y torta. ¡Sorpresas que da la vida!. Como una costumbre antañera, pregunté por "los chicos". En pocos segundos, mi tremenda imaginación llenó la casa del bullicio y alegría que transmitían mis sobrinos con Juanita, Zoilita y "Pachín", al reencontrarse.

Dice el refrán que "recordar es volver a vivir" y que, con ese concepto, eliminando todo lo ingrato que sucedió, nos llenaremos de regocijo y alegría para siempre. Nuestros años nos dicen: ¡no hay tiempo para tristezas!. Evoquemos lo mejor y lo positivo de nuestras vidas y culminemos con todo entusiasmo, los años de vida que nos quedan. Por ello, el 5 de Agosto será un motivo de festejo "hayga o no hayga" tallarines en salsa roja con su queso parmesano y su trozo de asado como lo hacía la vieja Zoila.

Ni este frío maldito impedirá que cantemos el Cumpleaños Feliz. Desde ahora querida Luzmila, recibe el abrazo de los Serván y no se vayan a fugar. Es ir contra las buenas costumbres. ¡Mira que digo que vas a cumplir 80, eh!. (No te preocupes, eso nadie lo sabrá). De todas maneras, a las 6 de la mañana, una voz parecida a la de Jorge Negrete, la mía, te estará cantando "Las Mañanitas". Disculpa este modesto saludo cibernético y ojalá que haya sido leído en Argentina y USA, donde radican tus hermanos. Gracias.

Un agregado. Mis saludos a Miriam, la linda pareja de mi sobrino César que, para variar, cumple años hoy.¿Puedo decir la edad?. ¡Nooooo!. Asi son las damitas peruanas.