miércoles, 4 de agosto de 2010

¡EL CUMPLEAÑOS DE LUZMILA!. LA ESPOSA DE MI CUÑADO MANUEL.

Con César, somos "los rayados".
Me permito presentarles a Luzmila Huertas Díaz. Hija de quien fuera Don Alberto Huertas y Lida Díaz, una venerable viuda que soporta con calma y lucidez, el paso de los años. Los conocí en la Unidad Vecinal Nro. 3, a la que llegué enamorado de la abuela de mis nietos. El acercamiento se debió a que "cupido" picó a mi cuñado Manuel y a la vez a Luzmila. Se casaron y han tenido 3 hijos: Manuel, Juán Carlos y César. Los dos primeros, ya han convertido en abuela a su madre y esta goza de la felicidad que dan sus nietos.

El personaje de esta reseña es Luzmila. Nació un 5 de Agosto de año que no se dice. Podría costarme una tarjeta roja si fuera infidente y además, perderme el almuerzo cumpleañero. Lo bueno de Luzmila, es que desciende de raíces alegres y festejantes, tal el caso de Richard, su hermano que, si por él fuera, celebraría el cumpleaños de su loro. Para nosotros, esta familia Huertas-Díaz se nos afincó con cariño, desde que las raíces del amor, nos llevaron a formar fila en el sufrido escuadrón de los casados.

Mañana cumple años Luzmila. Y estará de seguro Adrianita, su amiga casi hermana. Ya no estarán los de antaño, los tíos queridos y los suegros Zoila y Moisés. Es Ley de la Vida, pero los quiero evocar. Su sóla presencia alegraba a los pequeños de casa y qué no hicieron para ganarse sus cariños. Como nosotros que, a pesar de los cambios cronológicos, mantenemos, con nostalgia, aquellos tiempos vividos que no volverán pero, gracias a Dios, se mantienen vivos en nuestros recuerdos como un hermoso sueño-

Aquí estamos todos. Gaby, mi esposa. Zoila, mi querida suegra. Mi cuñado Juán recién llegado de España y que lleva en sus brazos a Cesitar. La Sra. Lida, mamá de Luzmila. Ella, "la dueña del santo" con Manuelito y Carlos Serván, el reseñador. Faltan Manuel Lengua Quiroz, porque fue el que tomó la foto, el viejo Moiso, delicadito de salud , Juanca, que todavía no había nacido y Juanita, Zoila y "Pachín", mis hijos. que se quedaron en casa.. 
Mi cuñado. El que tomó la foto anterior.
El sábado próximo pasado y a modo de festejar las Fiestas Patrias, nos regalaron su visita Luzmila y mi cuñado Manuel Lengua Quiroz. Parecía un día dominguero porque hasta hubo Sol y, coincidieron en llegar a nuestro hogar, cuatro colegas del micrófono con bocaditos, vino y torta. ¡Sorpresas que da la vida!. Como una costumbre antañera, pregunté por "los chicos". En pocos segundos, mi tremenda imaginación llenó la casa del bullicio y alegría que transmitían mis sobrinos con Juanita, Zoilita y "Pachín", al reencontrarse.

Dice el refrán que "recordar es volver a vivir" y que, con ese concepto, eliminando todo lo ingrato que sucedió, nos llenaremos de regocijo y alegría para siempre. Nuestros años nos dicen: ¡no hay tiempo para tristezas!. Evoquemos lo mejor y lo positivo de nuestras vidas y culminemos con todo entusiasmo, los años de vida que nos quedan. Por ello, el 5 de Agosto será un motivo de festejo "hayga o no hayga" tallarines en salsa roja con su queso parmesano y su trozo de asado como lo hacía la vieja Zoila.

Ni este frío maldito impedirá que cantemos el Cumpleaños Feliz. Desde ahora querida Luzmila, recibe el abrazo de los Serván y no se vayan a fugar. Es ir contra las buenas costumbres. ¡Mira que digo que vas a cumplir 80, eh!. (No te preocupes, eso nadie lo sabrá). De todas maneras, a las 6 de la mañana, una voz parecida a la de Jorge Negrete, la mía, te estará cantando "Las Mañanitas". Disculpa este modesto saludo cibernético y ojalá que haya sido leído en Argentina y USA, donde radican tus hermanos. Gracias.

Un agregado. Mis saludos a Miriam, la linda pareja de mi sobrino César que, para variar, cumple años hoy.¿Puedo decir la edad?. ¡Nooooo!. Asi son las damitas peruanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario