sábado, 17 de septiembre de 2011

LOS DEL PINO SÁNCHEZ, OTRA FAMILIA AMIGA INOLVIDABLE EN SAN DIEGO, SURQUILLO.

El grupo de nuestra juventud: "Pichicuy", Ze-
gama, Zúñiga, "Pucha" y Bravo. En cuclillas:
yo, ENRIQUE DEL PINO y Rufino. 
Y así, vamos retrocediendo en el tiempo para evocar vivencias idas y entre ellas, las que pasamos con los Del Pino Sánchez, Estaba compuesta por Doña Ricardina, una señora querendona que solía regalarnos golosinas o algún dulce que solía preparar. El señor Del Pino, un excelente operario del calzado y con "diablo y martillo", reemplazaba las zuelas gastadas. Todo un artista en estas composturas. Ëpocas de la media zuela y taco. No existían las renovadoras y había que verlo en acción, silbando melodías y de buen humor.

Familia numerosa y que llegaba a nueve. Leonor, la mayor y muy reservada y la apreciábamos guapa. Lucho, el mayor de los varones, aficionado al box y también de buen carácter y que cuando aprendimos a escribir con la tradicinal máquina, nos encargaba le hiciéramos los presupuestos y recibos para sus trabajos de pintor. Seguía Hermelinda, delgadita y muy parecida a su mamá. ¡Buena gente! Estamos evocando a los mayores de los Del Pino Sánchez. Llega el turno para Carlos, el más cordial con los muchachos del barrio.

Seguimos el recorrido y nos encontramos con Norma, de lindos ojos y delicadas facciones. A continuación, Rosa, muy amable y ya perteneciente a nuestras edades. Se casó con el amigo Cuya y tuvieron una linda bebé. Él, era técnico de electrónica y tenía su propio taller. Después continuaba Nelly, la menor de todas y amiga que no olvidamos nunca. Los hermanos Enrique y Luis, más conocido como "Lito", son los que solían jugar con nosotros e inclusive fuimos compañeros de estudios en la primaria y secundaria.

Siempre los mismos: Carlos Loayza, yo, Juán Ze-
gama y Julio Zúñiga. Agachados: ENRIQUE
DEL PINO, Bravo, "Pucha" Abanto" y mi her-
mano César Serván. ¡Guapos muchachos!
Enrique Del Pino Sánchez, es quien se identificó más en el barrio y alternó en casi todas nuestras aventuras y palomilladas. Algo enredado para conversar y dar respuestas. Recuerdo en la entonces Unidad Escolar "Tomás Marsano", que tuvimos el enorme placer de inaugurarla, siempre estaba presto a contestar. Una vez se interrogó porque la Luna, giraba alrededor de la Tierra en 28 días y él, presuroso dijo: "porque 4 por 7 es 28". Creo que reímos todos, incluyendo al profesor Jorge Heraud, emblemático maestro.


En otra ocasión, "Goyito", que también así era conocido, ante la pregunta de Historia Universal ¿Cuántas fueron las guerras púnicas, dijo ¡Tres!. Y cuando Heraud le indagó cuales fueron? respondió con gran clase: "La primera, la segunda y la tercera". El calificativo que solía hacer Don Jorge Heraud, era por fila y un sólo representante. Teníamos que rogarle que no pidiera contestar, porque la nota que se ganaba nos afectaba a todos. Un gran amigo con una locuacidad extraordinaria. Me enteré que falleció recientemente. ¡Cuánto lo siento!

El último es Luis, el benjamín de la familia y llamado cariñosamente "Lito". En otras palabras, el engreído. Muy unido a Enrique y de gran inteligencia. Creo que hizo sus estudios en otro colegio. Reseño aquí nuestra vivencia infantil y juvenil. Como es lógico, llegada la mayoría de edad, cada cual tomó rumbos distintos y de los Del Pino Sánchez, sólo obtuve una discreta información por parte de Rosa que vivía fuera de Lima. Desde aquí, los saludo con el cariño de nuestros mejores años. Un recuerdo sincero y afectuoso. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada