martes, 30 de noviembre de 2010

¡CINCUENTA Y DOS AÑOS DE MATRIMONIO Y SIGO SIENDO FELIZ!


¡Rosas para mi Amor!
Hoy 30 de Noviembre evoco lo más sagrado de mi vida: mi matrimonio. Me casé con Antonieta Bernales Quiroz, la chica que abandonó su identidad artística de "Gaby Rossi" para convertirse en señora de Serván. Han transcurrido 52 años desde aquella ceremonia litúrgica en la que juramos Amor Eterno. Y, aquí estamos, juntos e inseparables hasta que Dios decida lo contrario. La verdad, no he sentido el paso de más de medio siglo y, a pesar de mis contingencias de salud, persevero anhelante con la impetuosidad de un joven.

Gracias querido esposa. Siempre te tengo presente desde el día que te escuché cantar en italiano mis canciones preferidas. Cuando en Radio Club Infantil de Radio Mundial, la cuna de estrellas de nuestra querida amiga Maruja Venegas Salinas, hacías tus pinitos y te presentabas como "Gaby Bernales". Sólo te oía. Por eso amo a la Radio. Imaginándome lo inimaginable. Hasta que llegó tu debut en Radio Victoria y surgió "Gaby Rossi". Me deslumbraste y ciego me lancé a tu conquista, difícil pero, no imposible.

¿Ya ves? Han pasado 52 calendarios con sus días azules y rojos. Todos bien vividos. Con las inclemencias naturales de la vida pero, reconfortados con la linda familia que creamos. Nos regaló Dios a Juanita y que nos adora y cuida con su inagotable dedicación. Vendría luego Zoila Gabriela, "Gaby" en homenaje y recuerdo a tu paso por el arte y como símbolo de nuestro amor. Finalmente Juán Carlos, "Pachín", el padre de nuestros queridos nietos Alejandra y Joaquín, los mellizos que acaban  de cumplir sus dos primeros años.

Estamos igualitos.
Podría hacer un recuento de nuestra historia conyugal y solamente se me ocurre pensar en lo bueno, en todo lo positivo que vivimos. ¡Fuéra discrepancias! ¡Adios malos recuerdos! ¡Vivamos en Paz!. Nos tocó vivir bonanza económica y espiritual. Hoy, con este viejo pensionista que te quiere y convertido en "teclero" de Internet, me doy el gusto de dar a conocer al mundo "nuestro amor". Y no cuesta mucho. Unos minutos y ejercitando esta memoria y mis dedos habiles todavía en tocar "teclas".

Te confieso que no ando muy pegado a las fechas ni horas. Juanita, me trajo el desayuno y me preguntó que día era hoy. Miré el Almanaque y... "30 de Noviembre". Debo ir a ver a nuestros nietos y siendo las nueve de la mañana, apurado pero inspirado, redacto estas líneas dedicadas a ti. Agradecido por haberme hecho feliz y seguir conmigo bajo este techo conseguido con nuestro esfuerzo compartido. Gran Madre y estupenda y maravillosa Abuela. Tenemos que bailar nuestro Danubio Azul y espero no perder el paso.

Unidos hasta el fin.
Lanzo a los cuatro vientos este acontecimiento de mi vida y que me enorgullece decirlo. Cincuenta y dos años de toda una vida que me hizo conocer a la suegra más hermosa de la tierra, tu madre, Zoila Esperanza, la que desde el cielo nos vigila y protege. Mi recuerdo a Barbarita y Angel, mis padres, y a ese hermano que se fue temprano y se llamó Angel Pablo Serván Meza y que me incentivó en todo. A María Mercedes, la mayor del tronco y toda la familia. ¡Gracias Señor Dios y Jesús, por tanta bonanza espiritual! ¡Gracias!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario