martes, 16 de noviembre de 2010

"AMISTAD Y SOLIDARIDAD, ADQUIEREN GRAN VALOR EN EL SILENCIO. CARLOS MORÁN EURIBE.

CARLOS MORÁN EURIBE

Desde que somos niños y de acuerdo al pensamiento de muchos analistas de la personalidad, el hombre busca notoriedad. Lo hace ante sus padres y, de acuerdo al grado de influencia que pueda crear en ellos, los somete a sus antojos y se van creando los engreídos, los niños bonitos o, igualmente, bien conducidos, los genios. Es tan difícil ingresar al carácter humano, descubrir sus insondables secretos genéticos que, si alguien lo lograra, estaría allanada la problemática "vía crucis" que nos conduce, a diario, al calvario de la vida.

Como lo que detallamos es imposible y de filósofos no tenemos más que el soplo inspirador de escribir, sin la más mínima intención de ser notables, paso a lo que el título de esta reseña me sugiere. Es que en medio del insomnio que nos visita cada noche, como el de ahora, empezamos a descubrir cosas buenas y malas. Quizá entre las primeras, contabilizadas como virtudes de amistad y solidaridad, pongo un marco especial que las exhiba, a esta anécdota grata que, de la misma manera, relato.

Escudero, MORÁN y Serván.
Con gran coincidencia, al que le dedico estas palabras es artista y amigo. Me refiero a Carlos Morán Euribe, un  genio anónimo de brillantes ideas que se conforma en regalalarlas para beneficio de muchos. Conozco a sus alumnos y tenerlo a nuestro lado, no físicamente, sino al otro lado de estos avatares, sugiriéndonos desde su computadora miles de ideas, logra que se plasme en los escritos, lo que este cerebro "setentón" produce. No contento con ello, continúa regalándonos más de sus gestos solidarios.

Acabamos de cumplir nuestro primer año en el mundo del blog. Un 29 de Octubre de 2009, se nos prendió la chispita y dejamos "el solitario", el You Tube y sin dejar de comunicarnos por este correo maravilloso, nos introducimos a probar nuestras neuronas. A recordar y volver a vivir. Pero, este "pero" que siempre aparece, nos producía "desesperos". Lentitud, "se colgó la señal", apagar el equipo, etc. Allí apareció Morán. El de las sugerencias, el creativo y el solucionador de estos cotidianos problemas.

Cuando Ítala era pequeñita.
Su adorada hija.
Se toma el trabajo de llegar a mi rincón de entretenimiento, explora, investiga y emite el diagnóstico. El CPU no trabaja bien. Es el médico que busca su curación. Tiene su ambulancia propia y vamos en busca del que pueda operar. Lo encuentra y es un experto que tiene su tarifa. Acuerda la consulta y ¡manos a la obra! Vive su emoción solidaria e invierte sin miramientos para que este aficionado a escribir, pueda seguir en la brega. Es la demostración del afecto que los años de conocernos y tratarnos han logrado.

No me cansaré de agradecer esta Amistad y Solidaridad. No hay vinculación sanguínea ni social que nos vincule. Es "el tío" de mis hijos que, casados e independientes, lo siguen tratando con el mismo afecto. Es mi AMIGO. No existe otro calificativo para distinguirlo y, como yó, otros y muchos, tiene sus problemas de salud que los tira al hombro, sin descuidarlos. ¡Cuánto te debo CARLOS MORÁN EURIBE! ¡Buena gente! Ejemplar padre de familia, gran esposo y mejor hermano. ¡El Primero de un Millón de Amigos. Gracias. 


2 comentarios:

  1. Estimado y querido amigo Carlos Serván Meza, esposo de mi distinguida y preciada Antonieta Bernales, ambos dichosos padres de una linda y cariñosa familia integrada por la ocurrente Juanita, la negrita Gaby y Carlitos el popular Pachin, que ha llenado éste hogar de algarabía por el nacimiento de sus dos mellizitos, que son la mayor atención de los chochos abuelitos.

    Llendo al comentario, a ese conjunto de palabras, frases oraciones y cadenas de palabras, que en su conjunto se transforman en inmerecidos halagos, o agradecimientos, por algo que considero comportamiento natural entre amigos.
    Somos fraternas familias amigas y, lo más halagador de ésto es,.. que desde los años mozos que nos conocemos, hasta éstos momentos de nuestras vidas, algo marchitas, ad portas del melancólico ocaso, hemos llevado una jovial, alegre, digna y respetuosa amistad,
    la cual nunca se vió empañada por el más mínimo
    roce de infraternidad.

    Un fuerte abrazo amigo y muchísimos cariños para tu esposa, hijos y nietos

    Carlos José Morán Euribe

    ResponderEliminar
  2. Carlos José:
    No podía esperar algo diferente a lo que expresas. Te agradezco tanta bondad y generosidad. Te dediqué esta reseña como testimonio de tu grata colaboración de amigo sin pensar en que la leyeras tan pronto. La idea era que quedara expresa mi gratitud. Nada más. Te aprecio mucho.

    ResponderEliminar