lunes, 12 de mayo de 2014

"LA NOBLEZA QUE ADORNA A POCOS. ¡MUY AGRADECIDO A LA AMISTAD".

Gaby Bernales de Serván
Esta última semana del 5 de Mayo al día 11 de 2014, hemos palpado el significado de la amistad, en un grupo de personas que permanecerá en nuestro corazón para siempre. No pertenece al rubro aquel de "No es amor al chancho, sino a los chicharrones", no. Es gente honesta y a la que agradezco su compañía en nuestro pesar de haberse cumplido el primer año de la muerte de mi querida esposa Antonieta que nos dejó el 8 de Mayo de 2013 y mes a mes nos muestran sus testimonios de solidaridad a través del Facebook. Les agradezco en el alma y son demasiados y muchos, que hasta se nos han perdido en el tiempo.

Antonio, Renzo, Renato y Marga
"La familia Rubín Córdova".
El domingo 11 se celebró su Misa. Día de la Madre e imposible de contar con la presencia de toda nuestra querida familia y buenas amistades. Pero, aquí están las excepciones. En primer lugar nuestra vecina de Santa Isabel, Carabayllo,  Doña Margot Córdova de Rubín que en la celebración de su día maternal, lo dejó todo para estar presente en la Iglesia Santa Rosa de Lima en Lince. ¡Qué gran amiga! No nos interesa el "millón de amigos" de Roberto Carlos. Nos quedamos con ella y su digna familia, acogedora amistad y con la que dividimos penas y alegrías desde 1973 en esta querida urbanización. ¡Gracias Doña Marga!

Nuestras amigas Sunita y Litu.
No teníamos noticias de ellas. Sunita y Litu, madre e hija, dos delicadas damas de la India y sus familias que, según sus creencias, descubrieron hace muchos años que nuestra Antonieta era la reencarnación de uno de sus seres queridos. Así se gestó una singular amistad. Ellas se enteraron recién al llamarnos por teléfono y desear saludarla. Como es natural nos sorprendió, porque habían estado de viaje y nos fue imposible hallarlas. "Sunita" y "Litu" estuvieron presentes en la Iglesia y respetando nuestro culto religioso oraron por su espíritu y nos han demostrado que la amistad todavía existe y con realidad extraordinaria. Muy agradecidos.

Carlos Escudero Liben
Me referiré ahora a Carlos Escudero Liben, ex vocalista de la agrupación nueva olera "Los Snacks" y brazo derecho nuestro como asesor en épocas que presidimos la Asociación de Locutores del Perú. Víctima del olvido y pagando consecuencias caras de descansar en la incomodidad del asiento de un viejo automóvil que le sirvió de techo y refugio. Hoy se ha recuperado de la depresión, pero haciendo esfuerzos por equilibrar su cuerpo tuvo la admirable fuerza de voluntad para concurrir a la Iglesia y hacernos compañía. ¡Qué admirables eres mi querido "locomío"! Te ganaste nuestro eterno cariño. ¡Grande como amigo!

Carlos Morán Euribe
Siempre están con nosotros los Morán Euribe. Familia querida de la Unidad Vecinal Nro. 3 y que creció con mi querida Antonieta. Nuestra amistad es legado de sus padres y de nuestros suegros. Con raíces profundas y llenas de nobleza. El tiempo ha transcurrido y el vínculo con Teresa, Pina, Emilia, Elizabeth, Carlos y Hernán Morán Euribe, se hizo más fuerte. Estuvieron presentes en la Misa de "la flaca" Antonieta como suelen llamarla. Ni los ahijados por los que hizo entrega de un  cariño noble se acordaron de esta madrina, pero los Morán Euribe, si. Seguiremos así hasta el final de nuestras vidas, queridos amigos. Mientras tanto el querido Carlos Morán llega a casa y nos hace disfrutar de sus grandes ocurrencias o utiliza su poderoso automóvil a hidrógeno. cuya fórmula el sólo lo sabe.

Fernando Barrenechea N.
Nuevos amigos a través del Facebook. Muchos con sus mensajes y gran aliento a nuestros comentarios. Les agradezco infinitamente. Presentes en la Misa: Fernando Barrenechea Neglia, locutor, poeta y lo mejor: amigo. De nobleza que admiro y agradezco. Hugo Donayre Manrique, buscador de recuerdos musicales y que tuvo su anécdota con nosotros en nuestros inicios en Radio Victoria y además culpable del reencuentro con Alfredo Aguirre Zapata y ya metido entre los dilectos socios de nuestra querencia. A todos ellos, mil gracias por demostrarnos que la verdadera amistad no está basada en intereses mezquinos. Los felicito y les digo sinceramente: ¡Gracias!