martes, 11 de junio de 2013

LA MISA DEL PRIMER MES POR MI ANTONIETA AMADA. FUE EL 8 DE JUNIO DE 2013 EN LA IGLESIA SANTA ROSA DE LIMA, LINCE.

Iglesia Santa Rosa de Lima en Lince
Han transcurrido un mes y tres días de la ausencia de mi amor eterno. Su Misa ha servido para reconfortarnos algo y saber que no estamos solos. El 8 de Junio tuvo la virtud de vernos juntos mi familia y los buenos amigos. Con sorpresas, como la brindada por Martín Rocha Prieto que ofreció con su fagot tiernas canciones y representando a su familia y a su querido padre Eduardo, gran amigo del Conservatorio Nacional de Música, cuando ambos seguían la carrera. Hoy Martín es miembro de la Orquesta Sinfónica Nacional. Digno representante de la cariñosa y eterna amistad. Le deseo lo mejor como músico profesional y estará siempre en nuestro corazón.

Comprobar que mis hijos tuvieron una madre ejemplar. Juana, Zoila Gabriela y Juán Carlos se entregaron, superando el dolor, a realizar tan hermosa ceremonia católica. Realzada por la familia y los amigos. Se renovó en algo nuestro espíritu. Por ello es que podemos escribir este recuerdo. Allí estuvieron mis hermanos César, Luis Eduardo y Hernando, representando a María Mercedes y Sócrates. Mis sobrinos Mechita, Angelito, Luz y Pepe Serván Miranda, hijos de mi hermano Angel con mi querida cuñada Lidia. Sentir la solidaridad de mi sobrina Elizabeth Serván y de Carmen Guizado Jol, amiga de la infancia, madrina de Mechita y que nos acompañaron con fervor.

Entre Zoilita y Juán Carlos.
Nuestros hijos.
Otro grupo de grandes amigos fue el de mi colegio "Ricardo Palma". El Dr. Julio Ardiles, de nuestra promoción, Justo Linarez Chumpitaz, promoción 55 y Hernán Caycho, César Carmelino, Filomeno y Eduardo Niven "El fotógrafo" de la "promo 58". También Oscar Shimabukuro, de promoción más joven. Nos enteramos que Beto Cadenas, locutor y cantante, estudió en la Industrial de mi colegio y estuvo allí presente. Agradecido a estos especiales amigos. Una mención especial para nuestra Asociación de Exalumnos , que en todo momento nos hizo llegar su solidaridad para con nosotros.  Reitero que todas estas bondades nos alimentan espiritualmente.

Me alentó ver a mi querida vecindad y a Doña Margot Córdova de Rubín, su hermano Alfredo y esposa Gloria. Con ella sentí el afecto de Antonio Rubín y toda su querida familia. Reencontrarnos con Rosita Lapouble y Chavelita, Daniel Senisse, el ahijado y representando a mi tocayo Carlos y Vicky. A la señora Elena Ruiz y a mis amigos Gonzalo Chávez y Hamilton Zevallos. Si no nombro a otros, mil disculpas. También nos acompañaron Víctor Manuel Barriga, Dante Casanova, Luis Alberto Espinoza Bazán, Carlos Castro, Raúl Vargas Bouquesne, Juán Cristobal Suárez Moncada entre otros y Max Obregón Mickelsen, periodista amigo de siempre.

Eternamente juntos. 
Estuvo la familia Morán Euribe completa. Grandes amigos de la Unidad Vecinal Nro. 3 y que conocieron a mi Antonieta desde la juventud. Guardamos para Teresa, Pina, Emilia, Isabel, Carlos y Hernán, un especial y sincero cariño. También menciono a José Asián Casella y su inseparable Carmela, amigos de toda la vida. A Vicky Correa. A mis sobrinos Manuel y César Lengua que representaron a sus padres y a hermano Juán Carlos, ausentes en Chile. A José Romero Milián, editor de mis temas en You Tube y amigo personal. Bueno. A todos los que nos acompañaron por parte de su amistad con nuestros hijos como Sabrina y su esposo Alexis.

Como no agradecer a los Castro Salas. Presentes en todo momento y ligados a nosotros por sus hijos Mercedes, esposa de Carlitos y mamá de mis nietos Alejandra y Joaquín y, Raúl, esposo de Zoilita Gabriela. Gracias "Nena", Irma, Carmencita, Mary, la tía Edita y Sergio Castro Requejo, nuestro consuegro. Una mención especial a José Eduardo Cavero Dubois por su generosidad para con nosotros. Nos queda un recuerdo bueno y se que mi esposa Antonieta estará agradecida allá en el cielo. A nombre de mi familia mi eterna gratitud a quienes nos condolieron con sus comentarios en Facebook y a través de sus correos. A los que nos regalaron una oración y a la Iglesia Santa Rosa de Lima en Lince por tan preciosa Misa del mes. Hemos vuelto a escribir. Gracias.

viernes, 7 de junio de 2013

MI ANTONIETA SE DESPIDIO DE SURQUILLO. ¿ES QUE CONOCÍA SU TRISTE VERDAD?

Antonieta en Surquillo
Son las 6 y 20 de la mañana de hoy 7 de Junio en la que evoco este pasaje que protagonizó mi amada esposa Antonieta. Aquel Mayo que nos dejó, eligió un día 5, luego de haber acudido a su quimioterapia, para visitar mi hogar paterno, aquel que nos abrió nuestro padre para acogernos y brindarnos techo en momentos aciagos de nuestra vida matrimonial. Los que nunca faltan. Año de 1967 en el que habíamos intentado poner una Academia de Acordeón en San Eugenio, Lince, y el propietario, ante una demora de pago y recurriendo a una zancadilla de abogados, nos conminó a dejar el local que, además, fue nuestra vivienda en la calle Los Mirtos. Comentan mis hermanos que fue un día inolvidable para ellos. Estuvo alegre, optimista y con Juanita disfrutaron de su último día en aquel lugar que le traía muchos recuerdos.

Zoilita y Juán Carlos "Pachín".
De Lince volvíamos a nuestro barrio querido y siempre animados de que algún día lo superaríamos todo. Antonieta supo adecuarse a las circunstancias y su aporte anímico fue fundamental para que saliéramos de aquella crisis. Se las ingenió para ayudar a su hogar y la evoco cosiendo camisas y pantalones para una fábrica. Aún recuerdo que mi tierna hija Zoilita, dueña de muchas travesuras, jugando con fósforos arrojó un cerillo prendido a la cesta en la que depositaba su labor y cuyo material era de tela inflamable. Se perdió toda la mercadería y gracias a Dios no ocurrió desgracia alguna. Mi cuñado Manuel, sufragó esos gastos y siempre lo recordaré como un buen gesto.

Juanita en el colegio
Por aquel tiempo llegó al mundo mi hijo Juán Carlos y recién nacido respiró los aires de mi San Diego querido. Juanita, mi ahijada, porque fuimos sus padrinos de bautizo y nuestra hija mayor, porque así la consideramos, fue su brazo derecho. Este esfuerzo de mi amor y yendo contra todos los inconvenientes, la convirtió en una madre ejemplar. Se dedicó al pequeño comercio de sus habilidades y preparando platillos para ofrecerlos a pedido. Su "papa a la huancaína" no tenía precio. Era todo un manjar. Mostraba su orgullo con su primer billete de 500 soles, obtenidos abnegadamente. ¡Cómo olvidarlo! Dejó de ser la ama de casa común y empezó a conocer los negocios. Una vez llegaron los padres de Juanita para llevársela, aduciendo comentarios increíbles y Juanita, ya en los 16 años, los dejó fríos por su voluntad de reconocernos como sus padres "legítimos". Un hecho inolvidable.

Antonieta observa a Juanita y
Mechita en San Diego.
Tampoco puedo dejar de recordar a Don Mauricio Carreño, un generoso amigo y con cuya familia supimos alternar. Maestro de construcción, nos brindo su sabiduría y gracias a él nos construimos nuestro nido matrimonial. Fui su "ayudante" y la verdad es que "estábamos en la calle". Por eso es que lo evoco en "El Surquillano". Supo del aprecio de mi esposa y siempre compartimos con él unas reuniones de amigos. Sus hijos Maruja, Yolanda, Olga y Mauricio están siempre presentes como, igualmente, Carlos Gamarra y familia. Don Mauricio y Yolanda, deben haberle dado la bienvenida en el cielo. La foto de la derecha nos la muestra feliz viendo a Juanita y su prima Mechita en nuestra vieja casa de Surquillo. Está mi cuñada Lidia con Angelito en brazos. Mi hermana María está detrás de "Gaby".

José Carlos en Radio Luz.
Nosotros ingresamos por esos años al mundo de la producción radiofónica y creamos unos programas que transmitíamos por Radio Luz, del padre Alcocer. Nació así "Canta Italia", "Virtuosos del Acordeón", Aires y Cantares de España" y "La Voz y la Melodía". Un grato convenio con el recordado sacerdote, nos permitía compartir la publicidad que, en cierto modo, era una colaboración de amigos de la colonia italiana. Allí estuvieron presentes Dorina, Tino Pagliarini y "Mimma", la mamá. El acordeón y la música hicieron el milagro de conocer a una familia muy querida por nosotros. No olvidamos a Gennaro Ferrigno que nos apoyó con sus auspicios.

"Antuca" con mi padre, Luis
Eduardo, César y Hernando,
mis hermanos.
Ingresar a laborar en 1970 a Canal 4 y adquirir nuestro acordeón electrónico e ingresar al mundo de "los chivos", cambió radicalmente nuestra vida y puede adquirir para ella y mis hijos, el hogar que hoy ha quedado vació por su ausencia física. Teníamos planeado celebrar nuestros 40 años el 20 de Julio de 2013 en la urbanización Santa Isabel de Carabayllo, la calle "Los Narcisos". Gracias a Micaela Gallardo, su amiga de la infancia, se le ofreció su Misa de los 7 días hace poco con la concurrencia de todos nuestros queridos vecinos. Mañana 8 se cumple el primer mes de su partida y nuestro corazón continúa afligido. Gracias querido Surquillo. Mi Antonieta se despidió de ti y te llevó en su alma. Gracias.

Nota.- Mañana sábado 8 de Junio de 2013 será su MISA del primer mes en la Iglesia de Santa Rosa en Lince. Se convirtió en su lugar de oraciones y allí se bautizaron mis nietos Alejandra y Joaquín. Concurríamos juntos a su templo cuando retornábamos a casa. Queda en Julio C. Tello, cuadra 5 y la hora será a las 5 de la tarde.